Popular Posts

Copyright

Si querés usar fotos de este blog, mandá un email a mariano.fotografia@yahoo.com.ar, y esperá que te autoricen.
Usar y no citar es de garca. No avisar también.

Páginas vistas en total

Con la tecnología de Blogger.

Seguidores

Una movida


El graffiti, o grafito, como prefiere llamarlo la Real Academia, se conoce desde el Imperio Romano. En los años 60, en Filadelfia, Estados Unidos, el graffiti comienza a ser usado por la cultura negra, para luego saltar a la fama definitivamente a partir de los 70s en Nueva York.

De la mano, y como si fuesen elementos que no podemos considerar aisladamente, el hip hop adoptó la cultura del graffiti político, lo llenó de color y transformó al Bronx en eso que vimos infinidad de veces a través de las películas.


Ahora bien, esta movida ya no solo nos llega a través de la tele y el VCR, sino que desde hace unos cuantos años está entre nosotros, y en franca expansión.
El sábado 17 se hizo un festival de Hip Hop, llamado Hip Hop es respeto, de donde proviene la cobertura que hicimos con Adrián (hacer click para leer el texto y ver más fotos)

< >

Un grito: YA!

Populosas concurrencias colmaron la Plaza de la República, con banderas, artesanales carteles y cánticos. Casi todos ellos, habitualmente clasificados como "clase media" o también llamados "lagente" por medios gráficos y audiovisuales, lo mismo que algún aprendiz de político de tendencia gorilona y amarrillista, prefirieron autonominarse autoconvocados, nueva categoría socio-política de rápida aceptación.




La llamada autoconvocatoria se realizó a través de una cosa que parece que ultimamente ha cobrado una relevancia insospechada, de forma tal de autoconvocar multitudes en lugares tan distantes como Buenos Aires, Caracas o Teherán. Esa cosa lleva el nombre de Facebook, y aquellos que creemos que tiene gato encerrado le aborrecemos en absoluto, aunque no negamos su alcance.
Amén de otros personajes conocidos del mundillo político y de la TV, se pudo ver en el convite a Claudio Morgado, Tristán Bauer, Gabriel Mariotto, Sandra Russo, Matías Castañeda, Julia Mengolini y otros.


No faltaron las referencias al multimedios Clarín, los cantos dedicados a la Sra. Herrera de Noble, presunta apropiadora de bebés, a Pino Solanas y a Julio Cobos, quién fue sin dudas el hombre más insultado de la noche. Se lo merece.
La autoconvocatoria tuvo el objetivo de presionar por la rápida aplicación de la nueva Ley de Servicios Audiovisuales, que, a pesar de haber sido aprobada por el Congreso, se encuentra paralizada por la justicia de Mendoza. Para más información, pasar por acá


< >

Como un cantito purmamarqueño



Siguiendo con la re-publicación de fotos y testimonios norteños, cruzamos las fronteras provinciales y llegamos a Jujuy, más precisamente a Purmamarca. Pueblo de música y turismo militante, de sensibles viajeros palermitanos, de quena, guitarra y trapos de colores.
Purmamarca me dejó un saborcito amargo en la boca. Hermoso pueblo, de cuatro o cinco calles que se entrecruzan, es muy fácil que se llene....de gente molesta. Es parada obligada de mochileros que se pasan de la raya con eso de disfrutar de la vida, sensibilizarse por "los pobres y olvidados", por tratar de rescatar la cultura aborígen y cosas así. En su afán, los visitantes hacen todo lo posible por resaltar, por mostrarse cada uno más involucrado con la causa, más militante de la abulia y la apolítica. Y claro, ni tontos ni perezosos, los pobladores, artesanos, comerciantes y empresarios despliegan toda su artillería para hacer a estos seres felices, saciando a cada metro las infinitas energías de estos jóvenes artistas totales.
El resultado es, entonces, un pueblo que ha crecido mucho, en habitantes y en riquezas, donde es casi imposible encontrar algo mínimamente genuino, donde se abarrotan tiendas y vendedores de cachibaches, donde prácticamente no existe el silencio.
Escuché una vez decir a alguien que cada provincia tiene su Villa Gessell. Si esto es cierto, en Jujuy ya sabemos adonde queda.

Foto 1: sesión de arte fugaz a la luz de la luna. Foto 2: obreros de la construcción. Foto 3: escalonado ingreso a una casa. Foto 4: niña y bicicletas. Foto 5: espías ByN.
< >

Quilmes en foco.


El refrito
:


Había una vez dos personas que sacaban muchas fotos a los que se les ocurrió abrir un blog adonde publicar esas fotos periódicamente. Un día se pelearon y ella decidió unilateralmente bloquear el blog. Todo lo que habían cargado en ese blog ahora resulta inaccesible para él, por lo que le quedan tres opciones: a- dejar todo así; b- hablar con ella, tratar de que vuelva a habilitar el blog, putearla si hiciera falta; c- volver a hacer el trabajo en su propio espacio.

Él piensa un tiempo en las alternativas, y se decide por la tercera: hacer el trabajo de nuevo. Es por eso que, con humildad y pocas esperanzas de lograr un cambio sustantivo en las aspiraciones de Macri a la presidencia, vuelve a publicar algunas de las fotos que varios de Uds. ya habían visto.

Pone manos a la obra y pide disculpas por tanto vulevú.


El relato:


Un burro relojero había por ahí. Todas las noches, a las 11 en punto, se le ocurría lo mismo: rebuznar. La primera noche dio miedo. La segunda dio curiosidad. La tercera dio bronca. A la cuarta lo maté.

Una semana durmiendo en el mismo sitio, en una carpa que se iba llenando de olor y de bichos. Era Quilmes, en la provincia de Tucumán. Después de hablar con el cacique y con algunos delegados de la comunidad, obtuve el permiso para acampar junto a la Casa Comunitaria, y sacar fotos.


Lo primero que vi fue una asamblea, adonde se discutieron cosas relacionadas con una usurpación de parte del territorio de la comunidad por un terrateniente. Había entre los delegados (representantes de los comuneros, o añejos habitantes, elegidos mediante el voto) dos posturas: seguir luchando por el reconocimiento de su territorio por la vía judicial, a pesar de las trabas y la red de intereses dentro del sistema judicial provincial que saboteaban sus aspiraciones, o bien hacer quilombo: corte de rutas, espamento mediático, etc. El cacique, también elegido por el voto de los comuneros, escuchaba con atención las ponencias, y cada tanto intervenía para llevar paz a la cada vez más áspera asamblea. Se decidió que cada delegado hablara con las bases, seguir el caso de cerca, y se convocó a una nueva reunión para la semana siguiente.

(Foto 1: asamblea junto a la Casa Comunitaria. Foto 2: cacique don Francisco Chaile)



Lo que yo llamo pulpería es un almacén, con sala de venta de tragos y salón bailable. El almacén funcionaba todos los días. El bar y el baile funcionaban solo en ciertos fines de semana. Había piso de tierra, techo de chapa y un precario escenario. Un par de mesas y algunas sillas destartaladas era todo lo demás. Ese lugar estaba hecho de una belleza tan cruda y delirante, que obligadamente tenía que ir varias veces al día a comprar. Además, era el único lugar de todo Quilmes adonde conseguir cualquier cosa y las bebidas estaban realmente frías.

(Foto 1: uno de los salones de la pulpería. Foto 2: John, asiduo cliente. Foto 3: Elva, dueña del lugar, su moto, y un cliente. Foto 4: Elva atendiendo su negocio)



Pero quise conocer un poco más del estilo de vida de los quilmeños, o comuneros. La agricultura de subsistencia y la cría de animales es la actividad principal. Cada comunero cuenta con un terreno para el cultivo de sus productos, los que se consumen y comercializan en pequeñas cantidades. No se necesita demasiado en Quilmes. La Pacha provee casi todo lo necesario.
Fútbol y alfarería, dos actividades importantes en la vida quilmeña.
(Foto 1: productos de alfarería. Foto 2: Simón, reconocido artesano quilmeño. Foto 3: partido de fútbol junto a los cerros tucumanos. Foto 4: uno de los equipos durante el entretiempo. Foto 5: preparando el almuerzo para el domingo).


Por último, casas.
Tradicionalmente de madera y adobe, las casas tienden a ser amplias, frescas y sencillas. Un dato que me llamó la atención es que en la construcción de una casa nueva, que verán a continuación en unas fotos, participaba toda la familia. Padre, hijo y hermanos daban una mano. Otro dato: no llega el cable a Quilmes. Importante para entender el orgullo de ser, la solidaridad, la tranquilidad y la alta autoestima, razgos preponderantes de la personalidad de los comuneros que saco en limpio ahora, cuando vuelvo a pensar en ellos.
(Foto 1: levantando la estructura de la casa. Foto 2: trabajos en el techo. Foto 3: casa típica de Quilmes)



Y, ¿saben una cosa? ¡Volvió José Ingenieros! Y esta vez, a diferencia de Alf, no lo hizo en forma de fichas, sino de citas.
Y esta me gusta bastante: "Todos los que renuevan y crean son subversivos: contra los privilegios políticos, contra las injusticias económicas, contra las supersticiones dogmáticas. Sin ellos sería inconcebible la evolución de las ideas y las costumbres, no existiría posibilidad de progreso."

Arrivederchi folks!


< >