Popular Posts

Copyright

Si querés usar fotos de este blog, mandá un email a mariano.fotografia@yahoo.com.ar, y esperá que te autoricen.
Usar y no citar es de garca. No avisar también.

Páginas vistas en total

Con la tecnología de Blogger.

Seguidores

Último llanto

Hola de nuevo, Néstor.
Te escribo por última vez, desde el silencio de mi casa.
Qué días locos estos, ¿no? ¿Te los imaginabas así?

Me estoy dando cuenta de que desde hace dos días necesitaba llorar. En la Plaza no pude, había mucha gente y se vivía un clima alegre, aunque parezca mentira. Supongo que, como a mí, a muchos les habrá costado reconocer tu muerte. Hoy vi pasar la caravana de coches y gente que te llevaban de regreso a tu lugar de nacimiento, y ni una lágrima. El cielo, parece, lo hizo por mi.
Volvía a casa en el colectivo. Había algo de soledad en el ambiente, algo de pérdida. El colectivo se movía lento por las calles grises de Monte Grande. Poca gente, apenas un puñado. Había dejado de llover y se estaba haciendo de noche despacio. Un silencio absoluto en la calle y ahí adentro, que creaba el ambiente perfecto para sentirse desvalido.
Y leí lo siguiente, algo que escribió Hernán Brienza apenitas después de tu muerte:
"Final personal: en una sola oportunidad pude entrevistar al ex presidente Kirchner. El encuentro se produjo en diciembre de 2002 cuando él todavía era precandidato a las elecciones. Como ocurre siempre en las entrevistas políticas, cuando se apagó el grabador nos quedamos charlando un rato largo sobre política, economía y otras cuestiones. (...) Antes de despedirnos me hizo una pregunta personal. "Si yo llego a ser presidente y vos tuvieras que pedirme una sola cosa ¿qué me pedirías?" Lo miré y con cierta inocencia, le respondí: "Un país con un mínimo de dignidad." Canchero, llevó su mano al hombro y me dijo: "Olvidate, dalo por hecho. No te voy a defraudar, entonces, gordo." Nunca tuve oportunidad de decírselo y aprovecho estas páginas para hacerlo, en vano, ya que no podrá leerme. Casi como una catarsis y un homenaje te digo: "No me defraudaste, flaco" (*)

Así es loco. Entre lágrimas, las últimas tal vez, en ese cansino colectivo suburbano, en esta horrible tarde de lluvia, en este silencio vacío que procede a tu inexorable partida, yo también te digo que no nos defraudaste. Gracias, no te olvidaremos.



(*) Hernán Brienza , "La muerte nunca fue peronista"
Tiempo Argentino, Jueves 28 de Octubre de 2010.
< >

3 comentarios:

brienza dijo...

Abrazo grande, querido...
y gracias
Hernán

Florencia dijo...

Habrá muchos "últimos llantos", me parece. Es como pasa siempre, con el corazón roto: en el momento más impensado te asalta un recuerdo y allá van, las lágrimas, en loca carrera... pero esos exabruptos duran cada vez menos y se espacian cada vez más, subsanados por los recuerdos lindos y por las tareas que nos dicta la responsabilidad.
Un abrazo!

Aldana dijo...

Me encantó lo que escribiste. La anécdota de "un país con dignidad" sintetiza todo lo que representó Néstor para el país.
Y sobre las fotos. Están muy buenas. Me gustaron mucho las de "El olimpo", son escalofriantes y tristes.
Te dejo mis felicitaciones, soy Aldana, amiga de Luciana Navarro
Saludos.