Popular Posts

Copyright

Si querés usar fotos de este blog, mandá un email a mariano.fotografia@yahoo.com.ar, y esperá que te autoricen.
Usar y no citar es de garca. No avisar también.

Páginas vistas en total

Con la tecnología de Blogger.

Seguidores

A votar!

Faltan horas para las elecciones legislativas 2009.
Viví con intensidad esta campaña, por primera vez en mi vida. Puedo decir que milité, a mi manera, y eso me hace sentir orgulloso. Generé debate, discutí con compañeros y adversarios, informé y me informé con avidez. Por primera vez en mi vida llego al cuarto oscuro con convicción y firmeza, sabiendo con exactitud el por qué de mi voto, cuanto hay en él de confianza, cuanto de crítica y cuanto de esperanzas.
No debiera ser cosa sencilla prepararse para una elección, ya que se trata de la herramienta fundamental del pueblo para comandar los destinos de la patria de cara al futuro. Y al pasado también. Tener la capacidad de despejar los ruidos que llegan de todos los wines, entender que hay mucha gente jodida metiendo la pezuña para generar miedo, desconfianza, operando en las sombras para inclinar la balanza hacia un lado o hacia el otro. Llegan gritos desesperados desde los medios, desde los atriles, desde el pseudo prestigio de una cámara empresarial, una asociación de la chingada o un título honorífico mal ganado. Bravuconadas, operaciones de prensa e intereses oscuros que nos tratan de confundir, y en muchos casos lo logran. En definitiva, hay que estar muy fuerte para llegar al domingo de las elecciones y saber con certeza que cosas uno mete adentro de la urna.
Para muchos, ir a votar resulta tortuoso. Supongo que es así porque lo hacen con el cagazo de estar eligiendo algo de lo que no están ciento por ciento seguros. Ninguna decisión de relevancia que se tome con dudas resulta agradable. ¿Un crédito a tasa fija en dólares, o a tasa variable en pesos? ¿Los ahorros de toda una vida abajo del colchón o en una fábrica de escarbadientes? Y para esta gente que duda, lo peor que pueden hacerle es obligarla a elegir. Ya, mañana, hasta las 6 de la tarde tiene tiempo. Seguramente no entienda el valor que tiene su decisión para el colectivo que se llama Patria. Probablemente jamás hayan pensado más allá de su ombligo. Los años de menemato y experimentos por el estilo tiene secuelas profundas en el múltiplo común divisor.
Creo que esta vez no me equivoco. Me lo dice mi corazón antes que mi cerebro. Mi voto es positivo, porque me devolvieron la esperanza, la autoestima, las ganas de seguir construyendo, la confianza en mis semejantes y en la política. Sobre todo por eso.
<