Popular Posts

Copyright

Si querés usar fotos de este blog, mandá un email a mariano.fotografia@yahoo.com.ar, y esperá que te autoricen.
Usar y no citar es de garca. No avisar también.

Páginas vistas en total

Con la tecnología de Blogger.

Seguidores

En la estación

donde quedaron sepultados los sueños, los temores, los amores, pero no las convicciones de estos dos jóvenes suburbanos, subsistentes, subestimados, súbitamente asesinados por la maldita policía duhaldista.
En la estación donde confrontaron esos dos modos de hacer la Patria; el represor y asesino por un lado, el de las luchas y el compromiso social por el otro; donde el repudio a las balas y el garrote se sube al tren del respeto por la vida y comparte asiento con el alimento putrefacto de los sectores sociales más rancios: el prejuicio, el desprecio, la ignorancia, la avaricia, la maldad.
Darío y Maxi fueron ese tren que chocó contra una estación, sólida en apariencia, agrietada e inestable en sus bases y estructura.
Los recordados, los homenajeados, los inspiradores frente a ese comisario Franchiotti, sus cómplices, los autores intelectuales, el cabezón del 6%, el infame Avellaneda, todos ellos la personificación de esa estación que se vino abajo con el impacto del tren. Sobre sus escombros, hoy se levanta la Estación Darío y Maxi.


< >