Popular Posts

Copyright

Si querés usar fotos de este blog, mandá un email a mariano.fotografia@yahoo.com.ar, y esperá que te autoricen.
Usar y no citar es de garca. No avisar también.

Páginas vistas en total

Con la tecnología de Blogger.

Seguidores

No se consigue en Facebook


Sentirse honrado por gente a la que uno quiere debe ser algo que a MasterCard todavía no se le ocurrió para una de sus inefables publicidades.

Análogamente, comer un asado (o patys a la parrilla, tanto faiz) y disfrutar de una buena noche al calor del fuego, rodeado de gente querida y conversando largo acerca de (completar con lo que uno prefiera) es algo que por el momento no se consigue en Feisbuc.

Pues estas dos ideas, que tejí en berretísima analogía, es algo que experimenté en las pretéritas jornadas que anteceden a mi triunfal (?) despedida de los anales de la historia contemporánea de ByT Argentina. Porque tener a un montón de gente querida, consumidora de carne y sustancias, reunidas con la excusa de dar despedida a quien escribe estas líneas, es por lo menos agradable. Seguido esto de las borrosas memorias de unas charlas que rozaron lo sagrado, no solo por la sumatoria de delirios que se entretejían cual trapo rejilla, sino porque también hubo momentos de devolución de gentilezas, pedidos de disculpas y abrazos de fraternidad que merecen mis respetos y agradecimiento, es la condición necesaria para lo que yo considero como la verdadera amistad. Al menos esa amistad de vieja escuela, que es la que más nos complace.

Y si a la ocasión le faltó pompa, es que nos gusta así, en una casa de generosas terrazas donde florecerán geranios y jugarán las niñas, unos pocos carbones y unas cuantas botellas que avivaron los fuegos de las anécdotas que unos y otros desplegamos en histriónica representación.

Peligrosamente cerca de la vergüenza ajena fue llevado quién escribe estas líneas. Hecho su mejor papel de bufón, sintiose rey por un rato haciendo reír a su corte mientras demolía los últimos resquicios de persona seria e inmolaba su imagen para las cámaras de la TV (digamos que todo esto no pasó taaaan así, pero sí es cierto que la persona que escribe estas líneas se hizo el payaso, y sus pelos batidos por obra y gracia del alcohol, la desidia y otras sustancias prohibidas fueron parte importante del hechizo).

Saberse genuinamente querido, a pesar de sus asumidas falencias, es para él, como para cualquiera, como una caricia al alma, como una frazada para el friolento, como un echarpe para el anciano. Es emoción y gratitud.

En fin, una noche más de amistades refrendadas, de viejas historias que se escriben de nuevo, de lugares que uno va dejando para generar nuevos espacios. Lugares y amigos que sabe (aunque no lo diga) que le duele dejar, pero que llevará en su esencia adonde sea que el viento lo deposite.


Esto es todo, compañeros.

Gracias y hasta pronto.


Mariano "Pipi" Iñiguez

< >

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que te puedo decir "pipi" Iñiguez, la verdad que despues de estos casi tres años de andanzas y desventuras vividas lograste que el que te escribe se emocione. Y si, que se emocione porque, como alguna vez te dije, mas alla de un incomparable compañero de batallas cotidianas, lograste ocupar un lugar en el podio de mis reales amigos.
Brindo a la salud y los "cojones" de afrontar esta nueva aventura que se le presenta, aun cuando se que su ausencia dejara un sabor amargo en el dia a dia.
HASTA LA VICTORIA SIEMPRE AMIGO!!!!!!
Ariel

Coqui dijo...

Pipi:
cuando te encuentres en una encrucijada, siempre tendrás las preguntas que ya conocemos... aquellas que en realidad son respuestas.

- ¿Soy navegante separado del barco?
- ¿ Soy nadador separado del mar?
- A ¿Qué mirás?¿ La tierra?.
- B No. Las fuerzas de la tierra a esta hora.

Que seas muy feliz y que saques muchas fotos y que te alcance la plata para comer.

Te voy a extrañar, muchachín.