Popular Posts

Copyright

Si querés usar fotos de este blog, mandá un email a mariano.fotografia@yahoo.com.ar, y esperá que te autoricen.
Usar y no citar es de garca. No avisar también.

Páginas vistas en total

Con la tecnología de Blogger.

Seguidores

Ni a palos D'Elía

Digamos que el tipo se ganó la mala prensa.
Digamos que el tipo es de esos que no andan con vueltas para decirte las cosas que piensa.
Digamos que el tipo siempre tiene un argumento y desde ahí se planta y te la pelea a cuchillo.
Digamos que el tipo habla mucho, y muchas de las cosas que dice suelen caer mal en ciertos círculos conservadores.
Digamos que el tipo es peronista, es suburbano y no le cabe ni un poco la "intocabilidad" y la victimización que hay en todo lo que tenga que ver con Israel y el judaísmo.

No, no estoy haciendo una autorreferencia, estoy hablando de Luis D'Elía.

Conocemos su pasado piquetero, su presente más mediático y sus frases célebres ("odio a la puta oligarquía" o "lo desangelé, Peña", por citar solo algunas). Como nunca antes, en estos últimos años, D'Elía tuvo pantalla y titulares. Con la habilidad que los caracteriza, nuestros comunicadores comenzaron a construir un demonio a partir de dos o tres elementos (la toma en la comisaría de La Boca, la piña en la Plaza de Mayo y su enfrentamiento mediático con Fernando Peña) que, bien preparados y salpimentados por la patria periodística, hicieron de D'Elía poco menos que un Hitler negro.
Cuando sus "escándalos" comenzaron a ser interesantes para los medios de comunicación, yo me permití explorar un poco más al personaje y empecé a escuchar un poquito mejor que era lo que el hombre estaba tratando de decirnos. Y nada mejor que conocerlo en persona para sacarme las dudas. Así que cuando tuve la oportunidad, les plantié a la gente de Ni a Palos la posibilidad de hacerle una nota.
De más está decir que me pareció un tipo sincero, de convicciones y con una historia rica que lo hicieron lo que es: un provocador, una persona audaz con la acción y con la palabra. Tiene un pensamiento propio envidiable, aunque no deja de presentar matices y relieves, como cualquiera de nosotros.

Ojalá pudiera decir más cosas sobre D'Elía, pero entiendo que todo lo que diga de él va a estar condicionado por el nivel de controversia que ha sabido generar en cada una de sus intervenciones. No soy quién para decir que está bien y qué está mal de su conducta. Solo me permito mirar un poquito más allá de lo que quieren decirnos de él, justamente porque aprendí a darme cuenta que si se habla tan mal de alguien en ciertos círculos, es porque esos círculos necesitan del desprestigio ajeno para ocultar el propio.
Creo que un buen comienzo para saber de qué está hecho D'Elía es empezar por la nota titulada "La gran bestia (Nac &) Pop"
Ah, las fotos son mías!
< >

1 comentario:

Anónimo dijo...

Mirá Mariano esto funciona así, hay mucha gente, pero mucha, que te mira a la cara te hace una sonrisita y te apuñala literalmente, pero con delicadeza y hay otra que te mira a los ojos te canta la verdad sin anestesia, te apuñala con la realidad sin hipocresías y te desestabiliza, este último seguramente va a ser desaprobado, porque nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio. D´Elia es de este grupo, del que no pide autorización para opinar distinto. Muy buen post.